1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votes, average: 5.00)
Loading...

mejorar experiencia cliente

Mejorar experiencia cliente; descubre 11 ideas para conseguirlo

Si has leído nuestro último artículo, seguro que ya tienes claro qué es la experiencia de cliente. Ahora solo queda conocer 11 ideas para empezar a trabajar mejorando las vivencias de los usuarios que establecen cualquier tipo de contrato con tu negocio.

Ten en cuenta que la experiencia de cliente es un proceso único que dependerá tanto del sector en el que trabajes como de la personalidad de cada cliente. No obstante, existen algunas líneas generales que pueden ayudarte para que tus usuarios tengan vivencias positivas relacionadas con tu empresa.

Facilita las cosas a tus clientes.

¿Tienes una página web y es muy complicado encontrar el precio de los productos que tienes a la venta o el de los costes de envío? ¿No hay manera de contactar con tu servicio de atención al cliente porque recibe 2.000 llamadas diarias y sólo tienes una persona atendiendo el teléfono? ¿Tu tienda de venta de gamusinos carece de aire acondicionado y en verano parece un asador de chuletas? No le pongas las cosas tan difíciles a tus usuarios. Permite que lleguen hasta ti sin pasar una ginkana, que tratar con tu empresa sea una experiencia cómoda y agradable.

Ten educación y una actitud positiva.

Además de instalar aire acondicionado para tus clientes y tus gamusinos, debes darles (a ambos) un buen trato y recibirles con una actitud optimista. Si acuden a ti con un problema, verás cómo les cambia la cara al saber que estás de su lado y que estás dispuesto a ayudar.

Conoce a tus usuarios.

Está claro que cada persona es de su padre y de su madre, y eso es lo que nos hace más interesantes. Un negocio que no conoce a sus clientes es un negocio “ciego”, y tú no deberías ir por el mundo (empresarial) de esa manera.

Para conocer mejor a tus clientes, lo mejor es que comiences a guardar los datos valiosos, ya sean de contacto, de preferencias del cliente etc. Por ejemplo existen múltiples técnicas; encuestas de satisfacción, programas que analizan el tráfico de tu página web, software CRM, etc. Tú decides cuáles se adaptarán mejor a tu empresa. Por supuesto, cuantas más utilices, mejor conocerás todo lo que necesitan tus usuarios.

Si tu negocio lo requiere, establece un servicio de atención al cliente.

Un servicio de atención al cliente bien estructurado y dotado de medios tecnológicos adecuados puede hacer muchísimo por tu empresa. Si tienes una sencilla tienda de barrio, es probable que no lo necesites, pero si tu negocio tiene un flujo continuo de consultas e incidencias, deberías plantearte muy seriamente el crearlo.

Un buen servicio de atención al cliente no sólo mejorará la experiencia de cliente, sino que te permitirá conocerles mucho mejor y anticipar incidencias. Haz que solucionen los problemas de tus usuarios de forma rápida y diligente, y es probable que ganes clientes para toda la vida, e incluso magníficos promotores para tu negocio. Piensa en ello.

Dales atención personalizada.

Una vez tengas más o menos claro cómo son tus usuarios, viene muy bien atenderlos individualizadamente. Ello no consiste sólo en dirigirse a ellos por su nombre, sino que incluye saber cómo puedes ayudarles, e incluso ofrecer soluciones únicas si resulta viable.

Sé claro con lo que ofreces…

Es evidente que cierto tipo de productos o servicios requieren que el usuario tenga conocimientos técnicos para entender cómo funcionan o en qué consisten, pero otros son mucho más sencillos de explicar. Para describir en qué radica lo que vendes, utiliza un lenguaje lo más claro posible. Y no compliques las cosas cuando no son complicadas. No hace falta vender alfombritas para el baño como si fueran componentes para proyectos de la NASA.

…Y sé honesto.

La claridad a la hora de explicar cómo funciona lo que vendes, debe ir de la mano de la sinceridad. Si no das lo que prometes, es muy probable que tu cliente se sienta muy, muy enfadado contigo.

Cuida los detalles.

Por favor, si vas a repartir folletos promocionales de tu agencia de viajes, vigila que no tengan escrito “vacaciones” con una enorme letra “B” amarillo chillón sobre fondo azul marino. En cualquier tipo de contacto que el cliente tenga contigo debes cuidar hasta el más mínimo aspecto; la imagen de tu marca está en juego. ¿De verdad quieres que ese folleto llegue a las redes sociales?

Promueve la “cultura de cliente” entre tus empleados.

Intenta que tu gente se ponga en el lugar de tus usuarios. ¿Qué respuesta te gustaría que te dieran si fueras tú el cliente? Consigue que una filosofía de atención al cliente excelente se extienda por tu empresa y tus usuarios seguro que comienzan a ser más felices.

Dispón de un buen CRM.

El CRM (Customer relationship management) es un tipo de administración empresarial enfocado en el cliente. El término también hace referencia a softwares capaces de ayudarte en dicha tarea. Si tienes un buen CRM, estarás más cerca de conseguir que la experiencia de tus clientes con tu empresa sea más satisfactoria.

Diseña un plan adaptado a tu negocio.

Como te advertíamos al inicio de este artículo, recuerda que aunque las anteriores son unas líneas generales, deberás aprender a mejorar la experiencia de cliente en el negocio al que te dediques. Evidentemente, no son iguales las experiencias de cliente en una multinacional de telefonía que en una tienda de mascotas.

Recuerda que desde la publicidad de tu empresa hasta la atención al cliente o el seguimiento post venta, pasando por el momento de compra o de uso, todas ellas son ocasiones en las que se generan experiencias de cliente, así que intenta cuidarlas lo mejor posible. Establece los “puntos de contacto” del usuario con tu empresa, analiza cómo podrías mejorar dichos momentos, y traza un plan para conseguirlo.

Para finalizar, debes saber que existen algunos programas informáticos que pueden ayudarte a mejorar la atención al cliente y la experiencia de cliente de tu empresa. Si quieres conocer lo que Integria IMS puede ofrecerte, entra en este link.